26/1/17

tejeRedes: gestionar sin jefes

El pasado martes 24 de enero, asistí a un charla digital con José Luis Femia, directivo de Lancor, sobre cómo gestionar una organización sin jefes.


Lancor es una empresa de maquinaria. Generalmente, se asocian las organizaciones sin jefes a organizaciones sociales; pero nos cuesta ver que una organización industrial pueda tener también estas características.

Te dejo primero el vídeo de la charla para que elabores tu propia opinión y, luego, te cuento la mía.

Vídeo vía tejeRedes

Si quieres conocer algo más de tejeRedes, la entidad que organizó la charla, puedes ver este vídeo:

Vídeo vía tejeRedes

Y ahora sí, aquí va mi opinión.

Lo primero que me llamó la atención a las respuestas a mis preguntas es que no había una metodología como tal detrás de todo el proceso, sino que era una combinación de varias adaptadas a las circunstancias concretas de la empresa.

Salió a relucir varias veces la palabra confianza como elemento necesario para iniciar todo el proceso. Y esto se consiguió a través de muchas reuniones en donde cada cual podía expresar libremente sus opiniones.

Hay múltiples dinámicas para desarrollar la confianza en una organización, cada cual puede elegir la que le sea más afín. Pero no merece la pena empezar a desarrollar un proceso sin jefes hasta no haber conseguido una confianza básica en toda la organización.

Infografía vía tejeRedes

La confianza permite elaborar consensos eficaces. Una vez conocidas las opiniones y habilidades de todos los participantes, es más fácil trazar objetivos y repartir las tareas entre los distintos grupos autogestionados de trabajo.

Algo que puede resultar extraño para quienes no estén dentro de este tipo de dinámicas es que los consensos se suelen dar de forma tácita. Es decir, una vez que hay confianza y que las tareas y objetivos están claros, las decisiones parece que se van tomando por si solas porque cada cual asume su parte de responsabilidad sin necesidad de que alguien le esté vigilando continuamente.

Es decir, desaparece la cadena de mandos intermedios, sustituyéndose por una red de grupos autogestionados. Y esto reduce los costes considerablemente; lo cual puede ser otra ventaja competitiva.

Hasta aquí, algunas pequeñas notas personales de lo que pude sacar del vídeo. Ahora quiero añadir algo de mi propia cosecha. El proceso de aprendizaje se puede facilitar mediante la teoría del conectivismo.

Confiar en otra persona ya no tiene que ver con el mal o buen rollo, como se dice en España. Sino que un miembro de un equipo no deja de ser un eslabón de una cadena y las cadenas siempre se rompen por su eslabón más débil.

Tener en cuenta todas sus opiniones y habilidades facilita enormemente la toma de consensos eficaces.

Si te ha gustado el post, compártelo en las redes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada